Abejas, flores y pan

Las abejas

Las abejas están pasando un mal momento. Se mueren. Lo sabe todo el mundo. ¡Por fin ha trascendido!

¿Las causas? Muchas; entre otras el cambio climático de origen humano y los plagicidas agrícolas que nos rodean por doquier.

¡Con este panorama solo les falta a las pobres abejas que las terminemos de rematar echando medicamentos dentro de la colmena!

Llevamos muchos años siendo pequeños apicultores y nuestro enfoque era “¿qué podemos obtener de las abejas?”, respetándolas ¡cómo no!, aplicando las técnicas de la apicultura ecológica… Pero en el fondo era el mismo enfoque que el de un apicultor convencional.

Siguen apareciendo problemas nuevos que exigen nuevos enfoques. Así que buscamos técnicas y fórmulas para hacer una apicultura más respetuosa con las abejas, una apicultura apicéntrica. Estamos probando otros tipos de colmenas (warré, kenianas…), tratamos de minimizar el manejo y de crear las condiciones para que las abejas se defiendan solas…

Todo el mundo reconoce su importancia para la agricultura, pero qué poco hacen por ellas los agricultores. En medio de las explotaciones químicas convencionales que nos rodean, estamos convirtiendo La Finca en un refugio para las abejas y otros polinizadores silvestres:

No utilizamos ningún tipo de veneno agrícola.

Sembramos flores para su alimentación, proteger y mejorar el suelo, y crear belleza.

Las flores

Durante años tuvimos un huerto ecológico, con verduras para la venta. Pronto empezamos a compaginarlo con el cultivo de flores con las que confeccionamos ramos y otro tipo de… alimentos del espíritu, podríamos decir.

Poco a poco hemos ido reduciendo el cultivo de hortalizas, hasta limitarlo al autoconsumo y hemos ido aumentando el cultivo de flores, de las que se benefician además las abejas y otros polinizadores silvestres.

Todos los arreglos florales que confeccionamos (ramos, ristras, centros, coronas, pendientes, diademas, cuadros…) están hechos con flores cultivadas de forma ecológica o algunas de origen silvestre. Nosotros mismos realizamos todo el proceso: la siembra, la recolección, el secado (de forma natural, al aire y la oscuridad) y el montaje-cosido (con elementos de sujeción vegetales: esparto, rafia, cáñamo, maíz…). No empleamos ningún tipo de pegamento, tinte o perfume en nuestros arreglos.

Puedes encontrarnos cada año en la Fira de la Tomata de Penjar (finales de octubre) y en el Mercat de Nadal (primeros de diciembre), ambos en Alcalà de Xivert. También realizamos trabajos por encargo.

El pan

Cada semana elaboramos nuestro pan en el horno de leña. Utilizamos harinas ecológicas de granos molidos en molino de piedra. Como fermento usamos exclusivamente levadura madre que cuidamos y alimentamos como un miembro más de La Finca. Hacemos dos tipos de pan: el clásico (con harinas semiintegrales de espelta y kamut) y el sin gluten (con harinas de alforfón y arroz); este último no es apto para celíacos, pues contiene trazas de harinas con gluten. Ambos tipos llevan semillas de sésamo de cultivo ecológico, sal marina, agua mineral y nada más.